protocolo familiar

Protocolo familiar


El Protocolo familiar debe entenderse como un proceso que culmina con la firma de un acuerdo privado, suscrito por accionistas y futuros accionistas de la familia empresaria.

Como todo contrato, al Protocolo familiar le son aplicables las normas legales de carácter imperativo y precisa de una correcta estructuración jurídica en temas mercantiles, civiles, fiscales y familiares. Pero es importante remarcar que un Protocolo familiar no es un producto jurídico estándar que se compre y que resulte válido para cualquier familia empresaria, sino que debe realizarse a medida y adaptado a la situación de la familia con la ayuda de un asesor externo, y esto es algo que suele conllevar algún tiempo.  

En un Protocolo familiar se regulan las normas básicas de la relación familia-empresa-propiedad, como el relevo generacional, la jubilación, la sucesión, el liderazgo, el acceso al trabajo y salida de familiares, las normas de retribución, la profesionalización, los órganos de gobierno, la transmisión de la propiedad, la valoración de las participaciones/acciones, etc.

Cada día existe más conciencia sobre la necesidad de tener un Protocolo familiar ya que, si se elabora correctamente, será un valioso instrumento para disminuir los conflictos en la empresa familiar. Además, servirá para generar confianza, unificar valores entre las diferentes generaciones y para conseguir la máxima cohesión y armonía en la familia.

Desde Family Business Solutions trabajamos con la familia empresaria para determinar si necesita o no un Protocolo familiar y si está en las mejores condiciones para ponerlo en marcha. Si es el caso, la ayudamos a consensuar los diferentes aspectos que se regulan en el Protocolo familiar. Y, una vez está listo, acompañamos en la implantación del mismo y nos aseguramos de que sea un documento vivo, que se adapte a la realidad presente tanto de la Familia como de la Empresa.