las-soluciones-family-business-solutions.jpg

Profesionalización de la empresa familiar


En generaciones tempranas, especialmente en el relevo generacional de primera a segunda generación, la familia empresaria suele enfrentarse al reto de la profesionalización.

Profesionalizar la empresa familiar consiste en pasar del modelo del fundador, basado en la visión y la intuición, a un modelo basado en la planificación estratégica, la gestión por objetivos y el trabajo en equipo, con profesionales que no serán necesariamente miembros de la familia. A partir de este momento, los resultados empezarán a pesar más que el apellido familiar, y la lealtad y los años en la empresa deberán ir acompañados de eficiencia.

En esta etapa también es frecuente evolucionar de órganos de gobierno “legales” a efectivos. Es importante en las empresas familiares de una cierta dimensión que el Comité de Dirección asuma responsabilidades que antes estaban en manos de una o pocas personas.

Otro aspecto muy importante de la profesionalización es compartir la información. No basta con tener un plan, sino que hay que compartirlo con el equipo. (“No es lo mismo decir que hay que picar piedra, que decir que hemos de picar piedra para construir una catedral”).

Sin embargo, profesionalizar la empresa familiar no es algo fácil de asumir por las familias, ya que supone ver no cumplido el sueño de que los miembros de la familia ocupen los puestos de mayor responsabilidad en el negocio, pero es un paso más en el camino hacia una gestión excelente del negocio y, a largo plazo, el crecimiento del patrimonio familiar.

En Family Business Solutions ayudamos a la generación saliente y a la entrante a diseñar la profesionalización del negocio, a implantar la cultura de la planificación estratégica empezando por la metodología más básica que irá evolucionando con la madurez del equipo, y a poner en marcha el Comité de Dirección.