las-soluciones-family-business-solutions.jpg

Pactos de familia


No siempre la familia empresaria necesita un Protocolo Familiar. Muchas veces la complejidad de la empresa y familia y el momento del ciclo vital de esta última, no hacen preciso regular todos los aspectos que abarca el protocolo.

Si en un protocolo básico se regulan: el relevo generacional, la jubilación, el acceso de familiares a la compañía, su retribución, la profesionalización, los órganos de gobierno, valoración y transmisión de la propiedad; nuestra recomendación es que si existe preocupación y necesidad de regular únicamente dos o tres de estos aspectos, pero no todos, se opte por esta fórmula más simple como son los Pactos de Familia.

Posteriormente la familia podrá incorporar a los Pactos de Familia, las partes no reguladas inicialmente o podrá optar por realizar un Protocolo Familiar completo.

El enfoque de los pactos y del protocolo es coincidente en la metodología, si bien el coste y el plazo de ejecución es menor. También el resultado final no tiene el mismo calado que un Protocolo Familiar, pero puede ser una buena herramienta para casos concretos.

En familias empresarias con ciclos de vida avanzados y niveles de complejidad altos, los Pactos de Familia deben dejar paso al Protocolo Familiar, herramienta mucho más adecuada para estructuras complejas.

Desde Family Business Solutions trabajamos con la familia para recomendarles si los Pactos de Familia se ajustan más a su realidad familiar y empresarial. Una vez estén listos y firmados, les acompañamos en la implantación de los mismos y vigilamos que sean una herramienta viva, que se adapte a la realidad presente tanto de la Familia como de la Empresa.